Colegio Calasanz | Pedro Aguado: “en nuestros niños, ahí está Cristo”
23645
post-template-default,single,single-post,postid-23645,single-format-standard,sfsi_plus_actvite_theme_default,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Pedro Aguado: “en nuestros niños, ahí está Cristo”

Pedro Aguado: “en nuestros niños, ahí está Cristo”

El padre general de los escolapios echó un vistazo a la realidad de la orden en diferentes territorios del mundo y con un mensaje especial a Chile

Daniel Palacios Ybarra

En el marco del lema institucional “Cerca de ti” se efectuó este martes 6 de septiembre un encuentro virtual del padre general de los escolapios Pedro Aguado, desde Veracruz México y en conexión directa a Chile, con más de 150 trabajadores de los colegios Hispano Americano, Kurarewe, Calasanz e Instituto del Puerto San Antonio. El encuentro se desarrolló entre los grupos de formación institucional, para destacar el rol de los educadores como forjadores de la obra escolapia y la realidad actual de la orden en territorios de alta complejidad social y crisis de derechos humanos como Nicaragua, Ucrania, Cuba y Venezuela.

Con la intervención del padre Miguel del Cerro, delegado general en Chile, inició la charla ubicándola como parte de la agenda conmemorativa del mes de San José de Calasanz. Poco después Pedro Aguado saludó a los 4 colegios, y precisó que es necesario reforzar la fuente esencial del proyecto calasancio “que la encontramos en Marcos 9-37, y que nos invita a aprendernos esta cita: ‘el que acoge a uno de estos niños en mi nombre me acoge a mí’. Este es el punto focal en el cual la orden ha trabajado estos 400 años. En ese niño que está en nuestras aulas, en ese muchachito que tú acompañas en el Movimiento Calasanz ¡ahí no sólo está tu alumno… ahí está Cristo!”, conversó Pedro Aguado a los educadores.

Señaló que es bueno, en ese sentido, soñar con una escuela que evangeliza en todas las dimensiones. “El secreto es educadores identificados. El centro: los niños. Un medio privilegiado: la escuela. En medio de este esquema hay tres grandes opciones: la transformación social con una educación de calidad para cambiar el mundo; la plenitud de la persona, con alumnos y alumnas que sean felices, creativos, que  cultiven su mundo interior y comprometidos con su entorno, y en tercer lugar la evangelización de la cultura, las relaciones y la educación en sí misma, porque en ella están todos: los apasionados y convencidos por Jesucristo, los alejados de la fe, los que buscan y los que están enfadados y contrarios a su espiritualidad”, agregó el escolapio.

La ocasión fue propicia para un ciclo de preguntas que inició con Miguel del Cerro, delegado general de las Escuelas Pías en Chile y que continuó con los profesores de los colegios Hispano Americano y Calasanz.

-¿Cómo ha sido la experiencia en países como Nicaragua y Ucrania que pueda resultar de interés?

Nos ha pasado de todo en cuatro siglos. Teníamos 24 escuelas en Hungría, y con el régimen comunista nos quedamos con 2. Teníamos una provincia de 120 escolapios en Polonia, y hace casi un siglo y medio quedó en 1 y desapareció la provincia. En Cuba había 5 escuelas, ahora no queda ninguna. Nuestra provincia en Lituania desapareció por la guerra. Actualmente, en Nicaragua tenemos 6 escolapios: 3 nicaragüenses y 3 extranjeros. Tenemos todos los protocolos previstos para distintos escenarios. Nuestra posición es seguir ahí hasta que no podamos seguir, pero la incertidumbre, la inseguridad y el no saber lo que va a pasar crece semana a semana. Es la posición de la orden: seguir hasta que se pueda, pero con la firme intención de permanecer.

Ucrania está en plena guerra. Tenemos 3 escolapios: uno está en Crimea, en el epicentro bélico acompañando a la gente y los otros 2 están en Polonia apoyando a los refugiados. Nos comunicamos con ellos permanentemente, en este momento cuando hay una gran inseguridad. Luchamos con las escuelas de Venezuela para mantener su sostenibilidad a nuestros educadores que con tanta vocación trabajan. Esa es la situación, muy compleja, para sacar el proyecto escolapio incluso en situaciones complejas, como las que también Chile está viviendo.

-¿Se visualiza el deporte como forjador de identidad calasancia?

-Sin ninguna duda. Es absolutamente necesario. Dudo mucho que se pueda tener una gestión integral sin entender el deporte desde el punto de vista educativo, porque los muchachos no solo hacen ejercicios, sino que aprenden sobre lucha, esfuerzo, superación, sana competitividad y la posibilidad de hacer amigos. El deporte contribuye al concepto integral de educación de San José de Calasanz. ¡Así que ánimo!

-¿Cómo se observa la posibilidad de llegar al bilingüismo en nuestros colegios?

-Existe una demanda cada vez más grande de las familias en que sus hijos aprendan otro idioma. Nuestra posición es ir adelante en se sentido. En países como Chile, como Italia, Argentina, Reino Unido, hay una posibilidad bastante real por el nivel educativo que tiene. Es un horizonte para nosotros.

-En este momento histórico de Chile, ¿qué mensaje cree usted que nos darían a nosotros los educadores de estos países donde hay más pobreza y situaciones adversas?

-Chile, sí. Vive un momento histórico estos días por la votación con respecto a la nueva Constitución. Usted viven una realidad de construcción de país muy específica. El mensaje que desde estos lugares le darían es que eduquen con la mirada puesta en Chile, desde la capacidad de diálogo y búsqueda compartida.

Este mensaje final del padre general cobra sentido en la misma línea de una anécdota que confesó a los educadores chilenos en su paso por México, cuando un joven veracruzano explicó qué es salir de la zona de confort. “Para él salir de la zona de confort es entrar en la zona de aprendizaje. Con ese mensaje de este joven mexicano me quedo”, cerró Pedro Aguado.

 

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.