Colegio Calasanz | Contexto protector, libres de abusos
23624
post-template-default,single,single-post,postid-23624,single-format-standard,sfsi_plus_actvite_theme_default,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Contexto protector, libres de abusos

Contexto protector, libres de abusos

Paulina Pérez, relatora de la Arquidiócesis de Santiago, profundizó sobre la prevención escolar en el caso de violencia sexual

Daniel Palacios Ybarra

Comprender el abuso sexual como un proceso relacional entre el niño y sus entornos cercanos, fue uno de los objetivos cumplidos durante el curso “Estrategias de Prevención y Ambientes Sanos”, dictado por la Arquidiócesis de Santiago este lunes 4 y martes 5 de julio para los colaboradores  de los colegios Hispano Americano y Calasanz.

Leonardo Henao, coordinador de Pastoral y Sandra Mancilla, directora de la institución dieron las palabras de inicio a este encuentro del personal docente, auxiliar y administrativo, para enseñar a detectar el perfil del agresor. Además, rasgos físicos y psicológicos de los niños sometidos a situaciones de violencia.

Jorge Pérez, relator de la Arquidiócesis, empezó de lleno haciendo una clara alusión a la parábola de Lucas del Buen Samaritano, en la que un hombre atendió –entre muchos otros que dieron la espalda-  a otro hombre que había sido asaltado y golpeado, invitando a los participantes a responder qué rol de los descritos en la lectura hemos  tenido ante situaciones en la que un joven, niña o niño haya podido ser víctima de abuso sexual. ¿Los ladrones, el posadero, el buen samaritano ,el sacerdote, el levita?”, repasó el relator.

Punto por punto

Continuó la jornada con la divulgación de un pliego de ítems con evidencias visibles y otras no tan visibles en el caso de una posible situación de trauma que genera el abuso. Aspectos físicos y psicológicos.

Paulina Pérez, directora del departamento de Promoción de Ambientes Sanos de la Arquidiócesis de Santiago, inició el segundo ciclo de formación del martes 5 de julio explicando que los colegios deben trabajar para convertirse en espacios seguros, que brinden un contexto de protección y contención, donde los niños aprendan a identificar las dimensiones positivas del autocuidado, sin renunciar al contacto humano o provocar paranoias colectivas innecesarias, con el fin de “enseñar sin asustar”, explicó.

La especialista invitó a las responsables de los colegios Calasanz e Hispano Americano a extremar cuidados en la política de contratación como medida de prevención y saber que el abuso sexual puede venir en distintos ambientes: conocidos, familiares, vecinos, amigos, compañeros, profesores, hasta sacerdotes del núcleo católico y de otras iglesias. “Se trata de generar conciencia crítica y no criticona, desde los contrastes de los jóvenes de sus propias experiencias, para reducir el riesgo y fortalecer la protección”, acotó Paulina, psicólogo infantojuvenil.

“No podemos ser indiferente a lo que le pase al otro. Debemos reconocernos en el camino de la sinodalidad, desde la diversidad y los distintos carismas como parte de nuestros valores cristianos ¡Avancemos, entonces, del maltrato al buen trato!”, resumieron sus palabras.

Para finalizar, el siguiente relator de la arquidiócesis Sergio Cárdenas, retomó el mensaje inicial del Buen Samaritano, que promueve el mensaje del evangelio una extensa jornada en la que prevaleció la reflexión, el debate y la autocrítica para crear ambientes libres de abuso sexual en la iglesia, hogares y colegios.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.