Colegio Calasanz | Familias unidas en el banquete del Señor
23592
post-template-default,single,single-post,postid-23592,single-format-standard,sfsi_plus_actvite_theme_default,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Familias unidas en el banquete del Señor

Familias unidas en el banquete del Señor

Nuestros estudiantes del segundo ciclo de Educación Básica realizaron este sábado su primera comunión

Daniel Palacios Ybarra

El pan consagrado en el cuerpo de Cristo. El vino, en su sangre. Con las familias unidas entorno al banquete del Señor, se desarrolló este sábado 4 de junio la Primera Comunión de nuestros estudiantes de 6°, 7 ° y 8 ° Básico. El encuentro ocurrió en la iglesia del Colegio Calasanz en una misa oficiada por nuestros sacerdotes Tulio Villanueva y Javier Yerro, quienes comunicaron el mensaje del evangelio en esta hermosa jornada que convocó también a los catequistas y docentes.

Al entrar nuestros jóvenes escucharon las palabras de nuestros sacerdotes escolapios, quienes también se dirigieron a sus respectivos padres, esperando que esta sea la primera comunión de muchas que puedan hacer, asistiendo a la Eucaristía.

“¿Qué me puede faltar si estás tú, Señor? ¿Qué me puede ocurrir en el camino de la vida si estás tú? Tú me acompañas en mi tarea con mi hijo, con mi hija o con mis hijas. Tú me entregas la sabiduría, pero una sabiduría cargada con amor. Y ese es el amor de padre, el amor del abuelo… porque hoy son problemas pequeños, mañana serán problemas grandes y ahí ustedes deben estar en cada etapa de la vida de sus hijos”, señaló el escolapio Tulio Villanueva.

Poco después, nuestras educadoras Eva Molina y María José Feito prepararon a los jóvenes para la presentación de las ofrendas, y el encendido de sus velas tomado del cirio de la iglesia, como representación de la llama de un Jesús vivo, y de su propia luz que ilumina desde ellos la realidad de sus respectivos hogares tras recibir el sacramento.

La voz en fondo de un grupo de nuestros exalumnos, y otros colaboradores, armonizaron en el coro para acompañar el momento más importante de la misa, mientras cada niño y niña, avanzaban por el pasillo central a tomar y recibir el cuerpo de Jesús Sacramentado, mientras se consumaba así su Primera Comunión.

Visiblemente emocionados nuestros sacerdotes bendijeron al final los recuerdos de las familias, dando así por concluida este encuentro en la iglesia de nuestro colegio.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.