Colegio Calasanz | Servicio y entrega en Jueves Santo
23542
post-template-default,single,single-post,postid-23542,single-format-standard,sfsi_plus_actvite_theme_default,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Servicio y entrega en Jueves Santo

Servicio y entrega en Jueves Santo

Personal administrativo y docente se sumó a la conmemoración del Jueves Santo que recuerda la Última Cena

Daniel Palacios Ybarra

 

Con frutos secos y café caliente inició la mañana de este Jueves Santo. El servicio fue el eje central de esta jornada que reunió a todo el personal del Colegio Calasanz, en conmemoración a la última cena, el ágape fraterno y la institución del sacramento de la Eucaristía. Pedro, Santiago, Andrés, Mateo, Judas Iscariote, Judas Tadeo y el resto de discípulos de Jesús fueron representados con frases sobre su rol en la historia de salvación por parte de nuestros educadores escolapios, además de una sentida canción de la profesora Alejandra Ramos en el rol de María Magdalena.

Concluida esta primera parte, fue llegó el momento de bajar al auditorio Paula Montal, convertido en sala de cine para proyectar 33 El Musical: “una producción teatral realizada por el salesiano Toño Casado. Esta obra se presentó en el año 2018 en la Feria de Muestras de Madrid, en una gran carpa en la que han asistido más de 120 mil espectadores, con una manera diferente de mirar a Jesús como el más grande de los influencers. ‘33, El Musical’ es una catequesis sobre el anuncio del reino, y con un vistazo a Jerusalén como reflejo a nuestra propia sociedad”, señaló Luis Fernando Martín, educador escolapio.

Interpretar a Cristo

Poco después, en los grupos de formación institucional,  los educadores compartieron qué imagen se llevan de Jesús y qué aspectos de su personalidad redescubrieron tras ver el musical. Los docentes intercambiaron opiniones sobre un Cristo cercano, un líder de masas y un hombre lleno de virtudes, que como cualquier otro también dudó y tuvo miedo.

Sandra Mancilla y Leonardo Henao, como parte del equipo directivo, retomaron el sentido del Jueves Santo: el don del servicio y la entrega, invitando a todos contemplar la imagen de un Jesús flagelado, humillado y  crucificado.

“Es necesario reconocernos limitados, que a veces no entendemos nada lo que Jesús nos propone. Es entender que si bien no somos perfectos, sí somos perfectibles y está dentro de nosotros ese gen de vida nueva. Sabemos que nuestras lenguas pueden ser latigazos como los que que recibió Jesús, que como Judas podemos traicionar la confianza de una persona”, resumían sus palabras.

Sobre la base de la lectura de la palabra el escolapio Tulio Villanueva pidió a los asistentes al retiro responder en un papel “¿quién es Jesús?, así como él preguntó a sus amigos por los que salió a su encuentro”, dijo nuestro sacerdote. Las respuestas fueron colocadas al pie del altar como ofrenda al Señor.

Para finalizar, los educadores más antiguos del Colegio Calasanz encendieron una vela que recibieron los nuevos docentes como símbolo de la llama que purifica y mantiene viva la esperanza de Resurrección.

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.