Colegio Calasanz | Dinámicas de equipo integraron a funcionarios del colegio
23334
post-template-default,single,single-post,postid-23334,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Dinámicas de equipo integraron a funcionarios del colegio

Dinámicas de equipo integraron a funcionarios del colegio

Más de 100 trabajadores se encontraron la tarde del martes en el gimnasio para realizar diversas actividades recreativas

Daniel Palacios Ybarra

Entre el café de las mañanas, los encuentros de pasillo y las reuniones de agenda, es paradójico, pero es poco lo que se sabe de las personas que vemos todos los días. En entornos de trabajo tan grandes -como el del Colegio Calasanz- no siempre queda tiempo de conocerse. “¿Cuál es su nombre?”, “¿qué función administrativa cumple?” o “¿a qué curso da clase?”. Son algunas de las preguntas que a veces surgen entre más de 100 funcionarios de nuestra institución, de áreas tan valiosas como diversas, que se integran en el marco de nuestro Proyecto Educativo.

Por eso, desde la iniciativa del Comité Paritario, nuestro personal concurrió en el gimnasio para disfrutar de una tarde de juegos, que explotó la espontaneidad a su máximo nivel. Con ejercicios de respiración a cargo de nuestra profesora Marjorie Maureira empezó el encuentro, para despejar la mente de las cargas de trabajo. No más clases ni examenes que corregir.

Con este punto de partida, llegó el momento de saber más del otro. Los que no se conocían, aprovecharon para hacerlo a través del juego del Reloj de las Citas, donde cada funcionario fijó una hora de encuentro con un compañero para conocerse a través de preguntas personales, comunicadas por Pamela Fuentes, coordinadora de Segundo Ciclo de Básica y la delegada del sostenedor Beatriz Yáñez.

Acto seguido, los funcionarios se conformaron en 10 grupos para demostrar qué tanto saben de música, con el juego Corre y Canta, con un amplio repertorio: desde el rock nacional de Los Prisioneros, pasando por la irreverencia de Raffaela Carrá, hasta el “Despacito” de Luis Fonsi. Algunos las sabían. Otros no tanto, pero hicieron su mejor esfuerzo.

Más baile

Cumplida esta tarea, otros representantes de cada grupo se movieron al ritmo de más canciones alrededor de sillas. Pista tras pista, con actitud ganadora y mucho carisma, la profesora Valentina Ferrer de Educación Física se robó la atención de todos por sus destrezas para el baile. Y aunque por mucho tiempo la ventaja la llevó el tío Jorge Mora, de Portería, fue nuestra educadora de Básica Claudia Lucero la que se sentó en la última silla, que disputó hasta el final con la primera finalista Alejandra Jiménez, de Educación Parvularia.

En cuestión de minutos todo cambió de lo musical a lo sensorial, en un desafío donde los equipos debían adivinar y representar en papel figuras “dibujadas”. Pero en esta vez usando los dedos como lápices sobre las espaldas de cada uno de los participantes. El mensaje pasó así a lo largo de la fila, de espalda en espalda, hasta llegar el que tenía el block de dibujo en sus manos.

Juego tras juego, todos ganaron la oportunidad conocerse. Rostros alegres salieron del gimnasio. Misión cumplida.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.