Colegio Calasanz | San José de Calasanz desde la perspectiva laica
23218
post-template-default,single,single-post,postid-23218,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

San José de Calasanz desde la perspectiva laica

San José de Calasanz desde la perspectiva laica

La figura de San José Calasanz cobró especial relevancia la tarde del martes 3 de agosto en una conexión vía Zoom, España-Chile, para observar a nuestro patrono desde una perspectiva laica. Pablo Santamaría, escolapio de vocación laica, destacó las cualidades más importantes de la espiritualidad de Calasanz, su liderazgo y capacidad de interactuar con otras corrientes sacerdotales (jesuitas y carmelitas), para lograr elementos diferenciadores en su modelo educativo.

Al encuentro acudió el personal del Colegio Hispano Americano, Colegio Calasanz y demás colaboradores de la obra escolapia.

«Si ahora nos toca a nosotros vivir calamidades (por razones de pandemia), pues a él también: el postconcilio de Trento, de la peste de Europa que arrasaba, inundaciones donde murieron miles de personas. Le tocó vivir la Revolución de los Precios con una hiperinflación que mató entre el 20 y 25% de la población. Lo mismo que se habla de la Guerra de los 30 Años en 1618. Fuero muchas cruces las que les tocó cargar», enumeró Pablo al referirse a las grandes transformaciones sociales que vivió San José de Calasanz, mientras ejercía su modelo de educativo y de fe.

Patricio Román, director del Colegio Hispano Americano, consultó a Pablo Santamaría cuáles sería el desafío eclesial que se deben asumir en estos escenarios de modernidad y complejidad por la pandemia. En ese sentido, respondió que los jóvenes representan una inyección de energía para la iglesia.

«Los escolapios debemos sumarnos al pacto global por la educación que está impulsando el Papa Francisco. Yo creo en la educación cuando es transformadora, tanto de las personas como de la sociedad. Debemos caminar hacia una nueva iglesia, que desate el tesoro que supone el evangelio, que caminemos con los niños y los jóvenes. El futuro está en ellos», destacó.

Por su parte Beatriz Yañez, delegada del sostenedor del Colegio Calasanz, compartió la importancia del modelo de familias consagradas que son partes fundamentales de las comunidades escolapias. A lo que Pablo respondió que se trata de una iniciativa exitosa que aporta valor desde la individualidad de los sacerdotes y también de los laicos dentro del propio núcleo escolapio.

«Para nuestras familias esto representa una riqueza enorme, un enriquecimiento mutuo. Las distintas vocaciones, laicas y sacerdotales, se complementan para enriquecer desde sus vivencias específicas desde sus puntos de encuentro y diferencias», señaló.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.