Colegio Calasanz | Prekínder inició el camino en el Colegio Calasanz
22923
post-template-default,single,single-post,postid-22923,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Prekínder inició el camino en el Colegio Calasanz

Prekínder inició el camino en el Colegio Calasanz

Los estudiantes caminaron los espacios de su escuela en un recorrido guiado por sus docentes de los distintos cursos

Daniel Palacios Ybarra

Lo que para todos es Reiniciar (palabra inspirada en el lema en las Escuelas Pías), para ellos es iniciar. Por eso -durante el mes de marzo- nuestros estudiantes del nivel prekínder conocieron cada rincón de la escuela en un recorrido guiado por sus docentes, quienes de manera entusiasta les explicaron cuál es la utilidad de cada espacio en un divertido paseo por el colegio.  Las dudas de los niños y niñas no se hicieron esperar. “¿Para qué sirve esto?”, fue una de las preguntas más recurrentes en su fase exploratoria por ésta que es su nueva casa: el Colegio Calasanz.

“La actividad la realizamos en el periodo de adaptación de los niños al colegio, y lo hacemos para que, en primer lugar conozcan su colegio, a las personas que trabajan en él y las distintas funciones que cumplen esas personas en el colegio. En segundo lugar, para que se vayan familiarizando con los distintos espacios que posteriormente utilizarán y en tercer lugar, para que se sientan parte de una comunidad escolar”, expresó Paula Ceza, educadora de párvulo mientras caminaba con su grupo de estudiantes.

Otra de las inquietudes de los estudiantes fue la de poder entrar a todos los espacios que iban conociendo. “Pero lamentablemente existen unos espacios cerrados o restringidos porque estaban ocupados por otros de sus compañeros más grandes o incluso, para evitar el contacto de sus manos con superficies, como por ejemplo las bibliotecas”, subrayó.

 

La emoción de comenzar

Paso a paso nuestros pequeños estudiantes se sorprendían por cada área desconocida. Era todo un descubrimiento saber que podían pertenecer a un lugar de tan, pero tan grande “Recordemos que nuestros niños y niñas han vivido sus primeros años de vida en un contexto de pandemia que les significa encierro. Entonces encontrarse un espacio tan grande como la escuela resulta asombroso, porque la perspectiva de ellos es del tamaño de los elementos del jardín”, explicó nuestra educadora de párvulo Alejandra Ramos, mientras vigilaba a sus estudiantes desplazarse de forma cuidadosa por el colegio.

Ninguno de ellos, curiosamente, se vio tentado a salirse de la fila hacia al patio. “Eso significa que son alumnos disciplinados con capacidad de seguir instrucciones. Reconocen la autoridad dentro del colegio, pero desde un punto de vista distinto porque al estar en un espacio grande probablemente se sientan inseguros y en el fondo, seguir la instrucción de las tías les da seguridad. Ellos están en una edad hermosa y privilegiada en el que viven un mundo de fantasía. ¡Son maravillosos!”, concluye.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.