Colegio Calasanz | Julio 28 – Avergonzarse
21533
post-template-default,single,single-post,postid-21533,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Julio 28 – Avergonzarse

Julio 28 – Avergonzarse

Hace un tiempo se oía a menudo la frase: “pero usted ¿no se avergüenza? Hoy ya no. Probablemente porque la respuesta sería: Obviamente que no; ¿por qué debería hacerlo? Vergüenza es una palabra desaparecida. La vergüenza es el sentimiento que se conoce cuando se sabe que se ha cumplido un acto que la conciencia moral condena.
Norberto Bobbio

Así leo en el coloquio entre Maurizio Viroli y Norberto Bobbio Diálogo en torno a la república (2001). El filósofo desaparecido el 2004, apunta el índice sobre un aspecto desconcertante a diversos niveles, a partir del de la política, para descender hasta los comportamientos cotidianos. No se avergüenza hoy porque se ha vendido la conciencia moral. Al revés, se ha llegado al punto de comprar todo remordimiento mintiendo desvergonzadamente, primero en público, después a sí mismo. No hay duda en invertir los valores éticos.
Impresiona por eso la arrogancia de la inmoralidad, la crueldad en el actuar, el descaro en el justificarse. En nuestros días se podría repetir la famosa pregunta de Hamlet: “Oh vergüenza, ¿dónde está tu rubor?”. En verdad, no se da ni siquiera aquel signo exterior que revelaba un renacimiento interior de moralidad, un grito de la conciencia. La expresión “cara de bronce” bien se adapta a muchos que con imprudencia toman posiciones sociales aunque después abierto a acciones injustas. O a los que están prontos, por servilismo o interés privado a incensar figuras discutibles y operaciones ilícitas, sin ningún embarazo o reticencia. Si no somos ya capaces, aprendamos de nuevo a avergonzarnos y a enrojecer; no es signo de debilidad sino de dignidad y nobleza de ánimo, es el emblema de una conciencia aún viva y no entumecida.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.