Colegio Calasanz | Julio 17 – Oscuros recovecos
21511
post-template-default,single,single-post,postid-21511,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Julio 17 – Oscuros recovecos

Julio 17 – Oscuros recovecos

Señor, penetra en nuestros oscuros recovecos, donde escondemos secretos que no nos atrevemos a asumir….: el rencor obstinadamente enterrado, la enemistad que arde bajo las cenizas; la amargura por una pérdida no transformada aún en sacrificio: el bienestar privado al cual nos adherimos; el temor a perder que arrincona cualquier iniciativa; el pesimismo que insulta a tu alegría, Señor. A ti llevamos todas estas cosas tomando conciencia con vergüenza y arrepentimiento ante tu luz fulgurante.
Evelyn Underhill

Hace un tiempo leí un perfil biográfico de una figura significativa de la teología y espiritualidad anglicanas, Evelyn Underhill (1875-1941), una mujer que se dedicó al testimonio a la guía espiritual y a la predicación de la fe cristiana en Inglaterra, llegando a recibir una doctorado honoris causa en teología. Traduzco algunas evocaciones de una oración suya muy intensa que podremos usar con espíritu ecuménico en estos días en un momento de quietud y reflexión.
Evelyn pedía a Dios penetrar con Su luz y Su dulzura en aquellos “oscuros recovecos” de nuestra alma, donde anidan secretos de los que nos avergonzamos, donde está enterrado nuestro rencor, donde la amargura, el egoísmo, las pequeñas idolatrías y el pesimismo están depositados, sedimentados y convirtiéndonos quizás en personas de corazón endurecido. Es la invitación a un examen de conciencia orante en el cual presentamos a Dios lo que no revelamos quizás ni siquiera a la persona con la que vivimos la misma existencia matrimonial. Es la llamada a descubrir en el alma debilidades y secretos que no nos atrevemos casi a proponernos a nosotros mismos. “La luz fulgurante” divina puede rasgar esas tinieblas y ofrecernos el don del perdón, la serenidad y la paz de la conciencia.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.