Colegio Calasanz | Julio 12 – Las cejas.
21501
post-template-default,single,single-post,postid-21501,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Julio 12 – Las cejas.

Julio 12 – Las cejas.

Le dieron los ojos a un ciego; inmediatamente pidió tener también las cejas.
Aforismo georgiano.

Durante una cena en casa de unos amigos me presentaron a un señor de Georgia, la república caucásica cuya capital es Tiblis. Me interesan noticias sobre el idioma que se habla, porque allí fue traducida la Biblia a partir del siglo V, en códices importantes. He conocido así un aforismo georgiano, citado arriba. Su Incisividad es indudable y ataca un defecto que un poco todos llevamos detrás, que nos vuelve descontentos. Queremos, exigimos, pretendemos, reclamamos, pedimos sin descanso como si casi todo se nos debiera. La insatisfacción no nos permite ni siquiera gustar lo que habíamos logrado, porque inmediatamente después, estamos listos a protestar porque deseamos cualquier otra cosa.
Y eso es un vicio que se refiere no sólo al poseer sino también a la inteligencia; quisiéramos comprender y resolver todo; miremos a la vida misma: si tenemos un dolor, nos lamentamos; si se nos pasa, parece poca cosa la serenidad; si estamos solos, quisiéramos compañía; y cuando tenemos a alguien cerca, lo aburrimos. La letanía podría proseguir hasta el infinito. No conocemos el gusto de la sencillez, de lo poco, de la sobriedad, de la esencialidad, del estar apaciguados incluso en las pequeñas cosas y en la cotidianeidad. El poeta ruso Sergei Esenin, en su obra póstuma El hombre negro (1926). escribía: “Mostrarse sencillo y sonriente es el arte supremo del mundo” Vivir con sencillez y pensar con grandeza, genera la paz interior, libera de las tensiones incesantes, y es el don más precioso de la existencia.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.