Colegio Calasanz | Julio 10 – El rostro
21497
post-template-default,single,single-post,postid-21497,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Julio 10 – El rostro

Julio 10 – El rostro

El rostro es la parte más indefensa de nosotros, la más expuesta, la más reveladora, pero también la más disuasiva, tanto que es difícil matar a alguien mirándolo a la cara.
Italo Mancini

Yo era joven y enseñaba desde hacía poco. Invitado a tener una de mis primeras exposiciones en un simposio, descubrí con error en primera fila a uno de los mayores conferencistas del congreso, el sacerdote y filósofo Italo Mancini, a quien yo consideraba una autoridad de alto nivel, sobre cuyo libro yo había dirigido estudios serios y aprendido tantas cosas. Así fue como nos conocimos y este encuentro me dejo admirado por su generosidad y comprensión. Fueron pocas las veces que nos volvimos a ver o a escribirnos, pero continué leyéndolo hasta su muerte (1993) y después. Ahora lo quiero evocar a través de aquella bella definición suya sobre el rostro.
El odio y el temor al otro nacen precisamente de esta incapacidad de mirarse a la cara; descubriríamos que somos muy semejantes marcados por la misma impronta humana, hermanos en el dolor y en la gloria. Es por eso que los verdaderos enamorados, agotadas las palabras, se miran a los ojos; el rostro es nuestra identidad desvelada y por esto es que cuando uno está en una situación embarazosa o en tensión, se trata de evitar la mirada. El escritor del siglo XVIII George Lichtenberg anotaba que “el rostro humano es la superficie más interesante del mundo”. Y nuestro escritor Orestes Del Buono (1923-2003), reafirmaba que “no hay nada más desconocido que la cara de una persona que conoces; si la miras largamente, se transforma no sé en qué, en un paisaje”. Redescubramos esta particular capacidad silenciosa de diálogo y de encuentro con los otros, de forma de hacer caer prejuicios y de encender simpatía y comprensión.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.