Colegio Calasanz | Julio 7- La historia de Colombino
21491
post-template-default,single,single-post,postid-21491,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Julio 7- La historia de Colombino

Julio 7- La historia de Colombino

En la corte vivían sólo hombres fuertes e inteligentes; sólo Colombino era una nulidad. Si alguien le decía: “Ven a luchar”, me respondía: “Yo soy más débil que tú”; si alguno le interrogaba: ¿Cuánto son dos veces siete?, respondía: “yo soy más ignorante que tú”; si alguien le invitaba a saltar una valla, decía: “ No soy capaz de eso”. El rey, entonces le pidió: “Colombino, ¿Qué quieres llegar a ser? Él respondió: “No quiero llegar a ser, soy ya Colombino”.
Peter Bichsel

Bichsel es uno de los más notables escritores suizos contemporáneos, autor de relatos, muchos de los cuales compuestos para niños, como estas Historia de Colombino. El contraste entre quien considera la fuerza, la cultura y la habilidad, como los valores decisivos, y que escoge la coherencia consigo mismo y la propia identidad con sus límites y valores, está narrado de modo límpido e incisivo. Quisiera subrayar el aspecto fundamental de las respuestas de Colombino: él se acepta a sí mismo, sin dejarse tentar por el orgullo y la ilusión. Creo que les ha pasado a muchos haberse encontrado en la vida personas que por toda su vida se han forzado a sí mismos a ser distintos a su identidad profunda.
Viviendo en una suerte de autoengaño permanente, han buscado recubrirse de inteligencia mientras eran ignorantes, de bienestar y quizás eran de extracción modesta, de rigor moral público mientras practicaban vicios privados, de seguridad en sí mismos, y a su vez eran inseguros y temerosos. Aunque si estas “mentiras” se convertían en verdad para ellos, los otros descubrían que era “el rey desnudo”. Y así se vivía esa situación embarazosa por la cual al final todos sabían la realidad y sólo el iluso continuaba en su sueño. Volvamos, pues, al propósito del salmista:” No voy en busca de cosas grandes, superiores a mis fuerzas, sino que estoy tranquilo y sereno…” (131, 1-2).

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.