Colegio Calasanz | Julio 6 – La guerra santa
21489
post-template-default,single,single-post,postid-21489,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Julio 6 – La guerra santa

Julio 6 – La guerra santa

La guerra santa está compuesta de diez partes; una consiste en guerrear contra el enemigo, las otras nueve, en la guerra consigo mismo.
Sufyan ibn ´Unaynah

El término árabe “yihad” usado para indicar la “guerra santa”, tiene en realidad una génesis “ascética”; denota ante todo la lucha contra sí mismo- Es lo que nos enseña con este aforismo Sufyan ibn ‘Unaynah, gran maestro musulmán, que vivió en La Meca, donde murió en el año 814. De él se narra que a los cuatro años se sabía de memoria el Corán y que vivió sólo de un pan de cebada al día. He propuesto su lema extrayéndolo del hermoso relato de “Vida y hechos de santos musulmanes” preparada por Virgina Vacca (1968), porque se adapta bien a la sustancia de toda espiritualidad, permitiéndonos descubrir la genuina religiosidad del Islam, a menudo deformada por lugares comunes occidentales y por comportamientos insensatos de ciertos adeptos suyos (minoritarios, y ruidosos pero lamentablemente peligrosos).
A ellos (pero no solo a ellos) se podría aplicar otra frase de este místico: “Una época en que la gente tiene necesidad de personas como ellas, es una mala época”. Pero volvamos a esta advertencia, siempre verdadera y necesaria sobre el control de sí, sobre el dominio de las pasiones, sobre la victoria en la lucha contra los vicios. Séneca ya declaró que “mandarse a sí mismo es la forma más profunda de mandar”. La ascesis tiene aquí su núcleo y es un empeño a menudo desatendido, en la convicción de que sean otros los deberes primarios de la espiritualidad. “Vencerse a sí mismo es la más bella victoria”, se decía en la antigüedad pagana. Esta debería ser también la enseña de una moral cristiana que tiene en sí motivaciones aún más altas para vencer el orgullo y el egoísmo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.