Colegio Calasanz | Julio 5- La nave que se hunde
21487
post-template-default,single,single-post,postid-21487,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Julio 5- La nave que se hunde

Julio 5- La nave que se hunde

Occidente es una nave que se hunde, donde todos ignoran la fuga y laboran asiduamente por hacer siempre más cómoda la navegación, y donde no se quiere discutir de problemas inmediatos. Pero la verdadera salud, ¿no llega quizás porque se es capaz de descubrir la verdadera enfermedad?
Emanuele Severino

Todos conocen al filósofo Emanuel Severino, su sistema de pensamiento es coherente, aunque pueda suscitar reacciones y perplejidad. He querido recoger una consideración aguda, pero similar a un choque saludable y necesario. Son palabras que escribió en 1969 en un artículo titulado Sobre el significado de “la muerte de Dios”; sin embargo, conservan intacto su valor, y se revelan incluso muy actuales. Es sugestiva la imagen de una especie de Titanic rasgado, que se va hundiendo, mientras sobre el puente se estudia cómo mejorar la piscina o los servicios de a bordo o el “ confort” de la habitación.
No nos preocupan tanto los problemas verdaderos de nuestra existencia, de la sociedad, de la propia iglesia, y se banaliza sobre tantas cuestione marginales. Para sanar de una enfermedad – continúa Severino – se necesita tener el coraje de mirarla de frente, en su gravedad, y no recurriendo a remedios ilusorios, a placebos o a seguridades artificiales. Se debe pues, retornar a la seriedad, a la autenticidad, al rigor, despojándose de la fatuidad, de la superficialidad, de la banalidad. No es una advertencia moralista y pedante, sino el necesario retorno a la sustancia de los problemas, a los valores y a las preguntas verdaderas: sólo así se descubre el sabor genuino de la serenidad.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.