Colegio Calasanz | Junio 30 – Encontrar el tiempo.
21476
post-template-default,single,single-post,postid-21476,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Junio 30 – Encontrar el tiempo.

Junio 30 – Encontrar el tiempo.

Encuentra tiempo para reflexionar: es la fuente de la fuerza; encuentra tiempo para jugar: es el secreto de la juventud; encuentra tiempo para leer: es la base del saber; encuentra tiempo para ser amable: es el camino de la felicidad; encuentra tiempo para soñar: es el camino que lleva a las estrellas; encuentra tiempo para amar: es la verdadera alegría de vivir; encuentra tiempo para ser feliz: es la música del alma.
Máximas de sabiduría irlandesa.

“No tengo tiempo” es generalmente la respuesta actual más común que proponen las personas muy ocupadas, pero también de quien tiene poco que hacer (sobre todo estos últimos). Y, sin embargo, hay tanta gente que no sabe “matar” o “engañar al tiempo”, lo cual no significa que sepa vivir el tiempo. Al umbral de los primeros ciclos de vacaciones, he querido proponer esta serie de llamadas que he leído en el recuadro de una revista norteamericana, bajo el título bastante genérico de “sabiduría irlandesa” La invitación es, pues, a “reencontrar el tiempo”.
O sea, ser capaz de delimitar, en medio del flujo frenético de las cosas o también a la inercia de quien deja correr las horas sin contenido, una especie de oasis para reflexionar, para leer, para decir una palabra cálida y sabrosa al otro, para establecer lazos de amor y de amistad, para gustar la serenidad y la paz, para escuchar música, ¿y por qué no?, también para jugar, soñar, cantar. Parecen cosas obvias y hasta banales; sin embargo, estamos perdiendo el sentido y el placer convirtiéndonos en apresurados y en hoscos. Hay un bello aforismo judío que dice: “Cada instante puede ser la pequeña puerta a través de la cual puede entrar el Mesías”. Y el Mesías tal vez esté revestido con el manto de la sencillez y pueda tener el rostro de un hombre que tenga necesidad de tu tiempo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.