Colegio Calasanz | Junio 18 – El árbol del rencor
21452
post-template-default,single,single-post,postid-21452,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Junio 18 – El árbol del rencor

Junio 18 – El árbol del rencor

Si “cortas” un árbol, se alzará de nuevo; si hieres a una persona con una espada, la herida sanará dentro de un tiempo, y si alguno te clava una flecha en el corazón, podrás extraerla, pero la herida provocada por una palabra, no sana nunca. No se puede anular el efecto de esa palabra. El árbol del rencor que has plantado extenderá raíces profundas en la tierra y sus ramas alcanzarán hasta la estrella roja.
Khader Abdolah

Calila y Dimna es “uno de los seis o siete libros antiguos persas más importantes, nuestra prosa más bella”, escribe Khader Abdolah, iraní refugiado en Holanda por razones políticas y desde entonces escritor en su nueva lengua. Ha tomado aquella antigua joya de su tierra de origen (pero de origen antiguo indio y árabe) y la ha ofrecido a los lectores occidentales. En un caleidoscopio de relatos que se entrecruzan entre ellos como en las “Las mil y una noches”, afloran ininterrumpidamente advertencias y exhortaciones morales como la que hoy proponemos sobre la eficacia perversa de la palabra.
¿Quién no sabe que una frase mala emitida repentinamente a impulsos de la ira, puede dejar marcas que no desaparecen más y que extienden odio por años incluso entre las relaciones familiares? El “árbol del rencor” exhuberante en sus frutos envenenados nace de la semilla microscópica de una palabra maligna; parece muerta apenas dicha, su sonido pronto se disuelve, pero su energía negativa comienza entonces a florecer dando origen a un mal que no se extingue. Por esto debemos estar vigilantes apenas abramos los labios, como el salmista que hace este propósito: “ Vigilaré mi conducta; para no pecar con mi lengua pondré un freno a mi boca” (39,2).

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.