Colegio Calasanz | Junio 16 – El amigo del amigo
21448
post-template-default,single,single-post,postid-21448,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Junio 16 – El amigo del amigo

Junio 16 – El amigo del amigo

Es un libro del cual más de una semilla de pensamientos ha crecido en el cristianismo … Ahí se aprende, que por milenios sobre la tierra, los hombres han sido siempre los mismos. “Tu amigo tiene un amigo y el amigo de tu amigo, un amigo; sé pues, prudente en el hablar” está escrito. Es una enseñanza válida para todo tiempo. Y también: “Nadie puede saltar su propia sombra” y otra: “Lleva calzado cuando camines sobre espinas”
Hans Christian Andersen

Andersen nació en 1805 en Odense, Dinamarca, de padre zapatero y de madre lavandera que terminará alcoholizada. Es el escritor que acompañó nuestra infancia con sus fábulas (¿quién no recuerda El patito feo?) Hemos extraído un fragmento de su breve y deliciosa novela “Peer el afortunado”, de corte autobiográfica. El profesor de música del protagonista, un judío, le habla del Talmud citando algunos aforismos especialmente chispeantes.
Fijemos la atención sobre el primero de estos dichos, dedicado al riesgo de hablar sin freno. Se está reunido con un grupo de amigos y el discurso se alarga, bordeando la maledicencia. Se está convencido de poder proceder en libertad, sobre la ola de ese sutil placer que consiste en revelar secretos ocultos de los otros, o abandonarse a la crítica a los ausentes, no se toma conciencia de la trampa. Entre esos amigos hay uno que lo es de aquel que se le está golpeando con la murmuración. Como es obvio, no le falta tiempo para ir a contar lo que se ha dicho en aquella reunión, y así se ramifican las tensiones y e incluso el odio. Recordemos entonces la necesidad de cuidar la lengua siempre y en todas partes: “Dios te ha dado dos orejas y una lengua, para que oigas más que lo que hables”, decía San Bernardino de Siena.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.