Colegio Calasanz | Junio 6 – Dominio de sí
21428
post-template-default,single,single-post,postid-21428,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Junio 6 – Dominio de sí

Junio 6 – Dominio de sí

Las virtudes majestuosas y dignas de respeto consisten en aquel grado de dominio de sí que nos deja atónitos por su sorprendente superioridad
Adam Smith

Adam Smith (1723-1790) es conocido sobre todo por sus teorías económicas de línea liberal, pero escribió también de ética, en su obra “Teoría de los sentimientos morales”. En ella encuentro el fragmento citado, frase un poco enfática, pero significativa. A todos nos ha tocado encontrarnos con personalidades que nos conquistan por su “sorprendente superioridad” y Smith encuentra las raíces en el “dominio de sí.” Sus observaciones tienen una indudable verdad. El arte del autocontrol, del saber frenar palabras y actos impulsivos, es fruto de una firmeza grandiosa, de una ascesis interior, de un ejercicio constante.
La superficialidad de los debates televisivos, la incontrolada frenesí verbal de ciertos políticos, prontos a desmentir aquello que han afirmado una hora antes, el actuar irreflexivo que genera daños a menudo irreparables, no pueden sino hacer lamentar aquel dominio de sí hoy olvidado. Hay que ponerse pues seriamente al trabajo sobre sí mismo, se debe retornar a la práctica del examen de conciencia y al ejercicio de la virtud de la prudencia. Un proverbio medieval decía: “Quidquid agis, prudente agas et réspice finem”, lo que hagas, hazlo con prudencia, mirando al fin, o sea, a su última meta. Sin embargo, en conclusión, quisiéramos agregar una pequeña reserva: ¡ay de aquel dominio de sí que se convierte en orgullosa y fría autosuficiencia!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.