Colegio Calasanz | Junio 5 – Fe libre
21426
post-template-default,single,single-post,postid-21426,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Junio 5 – Fe libre

Junio 5 – Fe libre

Estoy cierto que Dios me ha descubierto, pero no estoy cierto si yo lo he descubierto a Él. La fe es un don, pero al mismo tiempo es una conquista.
David M. Turoldo

Hoy quisiéramos hablar de Dios y de la fe, conscientes de lograr únicamente balbucear algunas palabras como ocurre cada vez que nos acercamos al misterio, a su luz y a su infinito. Nos confiamos a una afirmación del P. Turoldo que apunta derecho al corazón de la fe y a sus dos caras, don y conquista. Realmente es Dios quien se mueve primero, anticipando la búsqueda de su creatura; tan cierto es, que San Pablo citaba una frase de Isaías en la que el Señor afirmaba: “Me he hecho encontrar incluso por los que no me buscaban, he respondido a los que no me invocaban” (Rom 10, 20).
Como dice Turoldo, es Dios quien nos descubre, cruzándose en nuestros caminos, poniéndose delante mientras vagamos haca falsos mitos, ilusiones o distracciones. Pero su epifanía, excepto en pocos casos (pensemos en Pablo y en su ida hacia Damasco) no es brillante y deslumbrante, no constriñe nuestra libertad a un asentimiento forzado y obligado. Exige una adhesión personal, libre, incluso fatigosa. Nuestros ojos deben abrirse porque queremos ver. Como recordaba Dostoievski, Cristo no ha bajado de la cruz como le pedía la multitud, porque “él tenía sed de una fe libre, que surgiera del corazón y de la voluntad, y no fundada en un prodigio”. El filósofo Soren Kierkegaard en su obra “Temor y temblor”, observaba que la fe es la pasión más alta del hombre; son muchos los hombres que no llegan a ella, pero nadie va más allá”

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.