Colegio Calasanz | Mayo 27 – Pocas cosas
20968
post-template-default,single,single-post,postid-20968,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Mayo 27 – Pocas cosas

Mayo 27 – Pocas cosas

Mejor saber pocas cosas, pero hermosas y necesarias, que muchas cosas de poco valor e inútiles.
León Tolstoi

En 1906, el célebre escritor ruso Tolstoi decidió planificar un “Ciclo de lectura” seleccionando textos verdaderamente necesarios (entre los cuales colocó inmediatamente el Evangelio). Anoto para empezar, esta frase suya, acompañándola con algunas citas de pensadores diversos entre las cuales la del filósofo inglés John Locke (1632-1704) que observaba: “Somos una especie rumiante y no basta que nos llenemos con una cantidad de libros: si no rumiamos y digerimos bien todo lo que hayamos ingerido, los libros no nos darán fuerza y nutrición”. En verdad, en nuestros días no se corre el riesgo que se nos “atiborre con una cantidad de libros”.
Ahora es quizá la comunicación informática la que nos ofrece una inmensa panera llena de cualquier dato, de los peores desperdicios hasta perlas, en una confusión total, que genera relativismo, desorientación y desorden mental y moral. Es pues indispensable retornar al ejercicio crítico, al examen, a la selección, identificando ante todo las “pocas cosas bellas y necesarias”. Sólo así se alimenta el espíritu, se encuentra una lámpara que guíe el cerebro y el corazón, se llega a hacer crecer la conciencia incluso con las cosas secundarias. Este método, está lamentablemente a menudo ausente a partir de la escuela, y el resultado está bien expresado en la antigua sabiduría hebrea que así retrataba la doble posibilidad, atestiguado a todo nivel social incluso en nuestros días: “El sabio sabe lo que dice, el estúpido dice lo que sabe”.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.