Colegio Calasanz | Mayo 18 – Tengo familia
20950
post-template-default,single,single-post,postid-20950,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Mayo 18 – Tengo familia

Mayo 18 – Tengo familia

No hay que apegarse mucho a los principios, porque después se doblan.
Nuestra bandera nacional debiera portar una gran frase: “Tengo familia”
Leo Longanesi

Leo Longanesi, periodista, escritor y diseñador a menudo sarcástico y corrosivo nacido en 1905 y muerto en1957 en Milán, era famoso por su capacidad de elegir dichos fulminantes. Hemos citado dos para hablar de un vicio moral que prospera no sólo en nuestro país. Se trata del arte (se suele decir), del compromiso con la propia conciencia, sobre la base de hipotéticas instancias superiores. En sí, tener cuenta del conflicto entre los valores que a veces pueden entrar en contraste entre ellos, es legítimo.
El compromiso se transforma en peligroso cuando se convierte en convenio, o sea, ceder, por ventaja personal, a veces atormentado bajo la excusa de la necesidad. El compromiso puede ser un acuerdo; el convenio, en vez de ello puede poner en segundo plano coherencia y moralidad y deslizarse por un terreno pantanoso y contaminado, fingiendo tener en alto la bandera de los principios. Al final, el resultado es, sí, ventajoso para los intereses propios, pero desfavorable para la conciencia y para el prójimo. En el irónico “Diccionario de la mano izquierda”, del norteamericano Ronald Louis Levinson, bajo la voz “compromiso” se lee la siguiente definición: “El arte de cortar una torta de tal modo que cada uno crea haber recibido la parte más grande”. Astucia, por tanto, revestida de retórica moralista, con un certificado de coherencia y verdadera moralidad. En realidad, es necesario vivir como se piensa, de otra forma se terminará pensando como se vive.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.