Colegio Calasanz | Mayo 4 – El tonto culto
20922
post-template-default,single,single-post,postid-20922,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Mayo 4 – El tonto culto

Mayo 4 – El tonto culto

Os aseguro que un tonto culto es decididamente más tonto que un tonto ignorante.
Moliere

Un anticuario me mostró una espléndida edición de las Comedias de Moliere, de 1682, la primera que tiene aparte del texto de las diversas obras, una serie de deliciosas incisiones que muestran las escenas principales. Hojeo los diversos volúmenes y veo ante los ojos la comedia “Las mujeres sabihondas“ de 1672, la frase con la que hemos empezado hoy; la arrogancia del tonto que se colorea con las cosas que ha aprendido, es terrible. No hay remedio para él, porque no logrará nunca sembrar en sí mismo el pudor o la duda ser en realidad espiritualmente pobre, no obstante el paño de una erudición pegajosa.
Es claro que la idiotez es una es una cualidad bien difundida. El escritor Riccardo Bacchelli (1891-1985) ironizaba: “los estúpidos impresionan no quizá tanto sino por su número”. Petrarca reconocía que “es infinito el despliegue de los tontos”. Hecha esta indudable revelación, es necesario, sin embargo, estar siempre sobre “el que va allá”, porque cualquier goteo de estupidez enfanga el alma y la mente de todos. Así, cuando se comienza estar muy seguro de ser sabio, a cultivar las propias ideas como oráculos intangibles, a despreciar el mundo que nos rodea, debe tocarse una campanilla se alarma: quizá estemos justo inscribiéndonos en aquel club muy difundido de “ ignorantes cultos” de los que Moliere se burlaba prefiriendo al más espontáneo tonto normal.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.