Colegio Calasanz | Mayo 3 – ¿Sobre la tierra o sobre el mar?
20920
post-template-default,single,single-post,postid-20920,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Mayo 3 – ¿Sobre la tierra o sobre el mar?

Mayo 3 – ¿Sobre la tierra o sobre el mar?

Hay dos modos de vivir; caminar sobre la tierra inmóvil haciendo sólo lo que es justo y respetable así medir, sopesar, prever. Pero se puede también caminar sobre las aguas. Entonces no se puede medir y prever, pero es necesario creer incesantemente. Basta un instante de incredulidad, para comenzar a hundirse.
Mat´ Marija

En el lager nazista de Ravensbrück, el 31 de marzo de 1945 fue eliminada Mat´ Marija, monja ortodoxa nacida en Riga, Letonia, en 12891, con un pasado de revolucionaria, esposa, intelectual. Había sido arrestada porque en París, donde estaba exilada, había ayudado a la expatriación de varios niños judíos. De su Diario después titulado Camino de una monja, he extraído estas reflexiones intensas que delinean “dos modos de vivir” Está ante todo la elección del buen sentido, del tranquilo vivir, de la previsión ventajosa. Ciertamente ella tiene un significado, responde a exigencias concretas, es regida por la lógica, del cálculo, de varias dosificaciones de las acciones, del criterio y de la respetabilidad.
Pero sucede el momento en el cual hay que tener el coraje del riesgo.; se debe abandonar la tierra firme, donde los pies están bien plantados, y se debe adentrase en el mar, movible y cambiante, no pocas veces agitado por la tormenta. Es éste el tiempo de la generosidad absoluta, de la fe pura; el pensamiento nos transporta a San Pedro que camina sobre las aguas hacia Cristo y se asusta, a punto de hundirse en las aguas. En la vida auténtica no se puede y no se debe vivir siempre de cálculos, intereses personales, de beneficio. Es necesario asumir el desafío del riesgo, de la donación absoluta, de ponerse en peligro el propio bienestar, para salvar a otro. Es la extraña ley evangélica del perder para encontrar.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.