Colegio Calasanz | Mayo 1 – El dinero
20916
post-template-default,single,single-post,postid-20916,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Mayo 1 – El dinero

Mayo 1 – El dinero

Mayo 1 – El dinero

El dinero puede comprar una casa, pero no la luz que la haga resplandecer. Puede comprar una cama, pero no el sueño. Puede comprar un reloj, pero no el tiempo. Puede comprar un libro, pero no el conocimiento y la sabiduría; puede comprar una posición, pero no el respeto. Puede pagar al médico, pero no a la salud. Puede comprar el sexo, pero no el amor.
Proverbio chino

Son 365 frases, una para cada día del año, recogidas en una antología dedicada a Los secretos de la riqueza”, o sea, a la relación del hombre con los bienes materiales. Tal variado número de autores hace que entendamos que estamos en la presencia de un tema universal y constante, que apasiona, precisamente porque no está resuelto. En efecto, tantos llamados contra la locura de acumular, la idolatría del dinero, la crueldad del egoísmo, no impiden que se continúe amasando riquezas, a sacrificarse por las cosas, a traicionar ideales y valores por la falta de dinero.
Querría agregar un granito a tantas lecciones oídas en torno a este tema. He citado un proverbio chino que ilumina el tema puesto en la portada del volumen citado. Sus afirmaciones son reiteradas, tanto es así que siglos después el dramaturgo noruego Henrik Ibsen (1828-1902) “El dinero puede comprar la cáscara de muchas cosas, pero no la semilla; nos puede dar el alimento, pero no el apetito, la medicina, pero no la alud, los conocidos, pero no los amigos, los servidores, pero no la fidelidad, días de gloria, pero no la felicidad y la paz.
Sin embargo, continuamos buscando esa ilusión dorada, incapaces de reaccionar a las tentaciones de ese destello, a la fascinación de su promesa de bienestar. Y así nos acercamos a esa terrible (¿o gloriosa?) definición que ya el poeta griego Alceo (siglo VII AC) había codificado en un fragmento: “El dinero es el hombre”. Terrible, si se reduce el valor del hombre a cuanto posee; gloriosa, si se considera como única riqueza al hombre en sí considerado.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.