Colegio Calasanz | El rito y el símbolo
20682
post-template-default,single,single-post,postid-20682,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

El rito y el símbolo

El rito y el símbolo

Abril 26 – El rito y el símbolo

Los iconoclastas y todos los que desprecian las procesiones, las imágenes y las estatuas y todo el aparato externo del culto, son absurdos rigoristas que ignoran el efecto que producen las ceremonias en el pueblo. No han visto jamás la adoración del crucifijo el Viernes Santo, ni el entusiasmo se la multitud en Corpus Christi, un entusiasmo que también me conmueve a mí. Hay en todo ello un no sé qué de grande, de misterioso, de solemne.
Denis Diderot

Así escribía en 1765 una de las figuras emblemáticas del Iluminismo, director de la célebre Enciclopedia y crítico en la relación con las religiones. Me viene a la mente esta reflexión suya sobre el rito y los símbolos al día siguiente de las tradicionales manifestaciones de la fiesta de la Liberación, con varios desfiles, discursos, música y homenajes florales a los caídos. Por otra parte, la liturgia cristiana con siglos a la espalda, es indudablemente “más grande, misteriosa y solemne” como doce Diderot, y nos permite una doble (y antitética) consideración.
Por una parte, es fácil y justo inclinarse a la parte de todos aquellos que – y muchos obispos y sacerdotes lo hacen con valentía – quieren purificar ritos y costumbres populares de detritus paganos, de residuos colosales, de un sacralismo hasta a sí mismo. Sabemos qué severas fueron al respecto los profetas: “Yo detesto, abomino de vuestras fiestas”, dice el Señor. “Alejad de mí el ruido de los cantos, el sonido de las arpas no puedo oírlo. Transcurra más bien como agua el derecho y la justicia como un torrente perenne” (Am 5,21-24). Por otra parte, sin embargo, el rito y el símbolo son signos
vivos de una cultura, palabras inmediatas de una espiritualidad sincera, expresiones de identidad y manifestaciones de la encarnación del cristianismo en la vida y en la historia. Y por tanto, es justo conservar tradiciones, usos, costumbres, rituales que reflejan el alma de un pueblo, sus idealismos y sus instancias vitales.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.