Colegio Calasanz | La Paloma y el halcón
20586
post-template-default,single,single-post,postid-20586,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

La Paloma y el halcón

La Paloma y el halcón

Abril 8 – La Paloma y el halcón

Entre los animales, no ocurre nunca que la criatura nacida para ser paloma se trasmute en un halcón, lo que, por el contrario, desgraciadamente se verifica en el género humano.
Víctor Hugo.

Alguna vezs, leyendo en la crónica la descripción de ciertos delitos tan crueles como———— para provocar una repulsión ———- instintivao, puede ocurrire ell rl pensamiento: pero este criminal fue ha sidp o también uin niño, habrá mostrado un rostro—f frágil e inocente, en su existencia habrá tenidoprobado alguna vez al menos una
agitación de ternura y de humanidad… Y, sin embargo, permanece la frase propuesta que es del famoso Víictor Hugo. Que existan en la naturalaeza palomas sy halcones, gatos y leopardos,, colibrís y serpientes forman parte d e la variedad d e lo creado y d e la complejidad de la evolución, de la adaptación al ambiente, de los límites mismos d e la natura que no e s perfecta, eterna, infinita, como su Creador.
Cadsa animal permaenece en su especie y en su cpocmportamioento; el hombre con el don ograndioso y terrible d e la libertad puede traspasar———– esos límites y y transformarse en bes tia feroz, en mosnstruo, en demonio.. Si existe algún animal que ´parece abusar—— de su naturaleza se debe al hombre que logra deformarlo: pensemos en los pitbull o en las bestias adiestradas para pelear y a las atractivas relativasapuestas. ——————– Ha habiudoi personas – y ala historia del nazismo mnos lo ha enseñado – que fueroneran padres tiernos,, refinados culktores de música y aqrte, y que en los campños de concentración se convertían en bestias humanas. Así, se v erifica en ellos aquello que Shakespeare ponía en boca de enrique IV : a la madre que le hacía notar que incluso las bestias demuestran piedad, e-él replicaba diciendo que él no era una bestia y por lo tanto de no conocer ese sentimiento. EWstemos, pues atentos a cualquier germen de inhumanidad que s eser insinúe en el alma.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.